Gastronomía de Salamanca


Démonos un gusto al paladar con la diversa gastronomía de Salamanca , de norte a sur y de este a oeste. Cada zona con su producto tradicional hoy convertido en marca de calidad o con denominación de origen.

 

 

Sus mejores productos son cárnicos, cerdo, morucha, cordero, cabrito, cochinillo, tostón que es lo mismo, guisados, a la brasa, estofados, cuchifritos; embutidos y jamones ibéricos como los de Guijuelo.

 

Quesos de arribes, de las sierras, chorizos culares de Candelario, para rehogar con buenos aceites de arribes o las sierras.

 

De cuchara, lentejas y garbanzos de la Armuña que hacen sabrosos pucheros contra el frío, farinato de Ciudad Rodrigo, hornazo de Salamanca y hornazo de cada pueblo, que hacen su propio “bollo preñao”.

 

Hornazos que son decorados primorosamente por las mujeres en la Sierra de Francia, con el huevo duro, cocido hace días porque estábamos en cuaresma… y decían que el huevo era carne, con la carne en grandes trozos y el hornazo cual caja, para destaparla y cortar con la navaja las tajadas, de lomo, de chorizo, de salchichón.

 

El hornazo charro de Salamanca  ciudad con las tajadas finitas y la masa sin anises.

 

No perderse el “calderillo bejarano” ni el chuletón de morucha.

 

 

Regarlo todo con buenos vinos de las denominaciones de origen de Arribes o de la Sierra de Francia.

 

De postre, frutas imposibles de la tierra, mediterráneas, de Arribes o la  Sierra de Francia, naranjas y cerezas. O rica repostería, como las perrunillas, obleas, rosquillas de Ledesma, bollo maimón, mantecados, chochos o bien los buenos quesos regados con abundante miel, de la tierra.

 

Y el tapeo, típico en toda Salamanca, morcilla, quesos, chorizo, lomo, jamón, la famosa geta de cerdo, panceta,  las manitas de cerdo, un poco de chanfaina, o de patatas meneás y en época de matanza del cerdo, la “chichas”.

 

En Salamanca del cerdo “hasta los andares” y para no dispararse en calorías, ensaladas de “maruja”, setas de la tierra salteadas, o la ensalada de la sierra, el “limón serrano” hecho en cada casa y cada pueblo a su manera.

 

 

Después, para asentar la comida, buenos orujos, aguardientes y anisetes…

 

Buen provecho!!