Historia de Salamanca


Vamos a dar un pequeño paseo por la Historia de Salamanca, por las eras históricas que dejaron su huella y que explican la mezcla de culturas de la que hace gala Salamanca.

 

Lo que hoy es la provincia de Salamanca es un territorio poblado desde antiguo, antes de ser Salamanca, fue parte del reino de Castilla antes de serlo del reino de España y a sus gentes, sus ricos y nobles castellanos no les gustó que viniera Carlos V a ser primero de España allá por el 1518.

En aquel momento  los comuneros salmantinos, Juan de Villoria, Pedro y Francisco Maldonado, Diego Guzmán, Alfonso de Zúñiga se levantaron, junto con otros, en armas para perder la batalla en el sitio de Villalar (Valladolid).

 

Cantan  que “desde entonces ya Castilla, no se ha vuelto a levantar, en manos de rey bastardo o de regente falaz, siempre añorando una junta o esperando un capitán”.

 

 

Tiempo atrás, en 1492 los Reyes Católicos, Fernando e Isabel dictaminaron la expulsión de los judíos, conquistaron Granada, último reducto musulmán, e impusieron la Santa Inquisición.

 

Antes de ellos, en esta tierras, mudéjares, mozárabes, tornadizos, cristianos, musulmanes y judíos convivieron durante muchos siglos.

 

Los judíos salmantinos se distribuían en veinticuatro asentamientos de la provincia. Con categoría de alhama los de Alba de Tormes, Béjar, Ciudad Rodrigo, Fuenteguinaldo, Ledesma, Miranda del Castañar, Monleón, Montemayor del Río, Salamanca, Salvatierra de Tormes, San Felices de los Gallegos y Santiago de la Puebla.

 

 

Con el decreto de expulsión muchos de los judíos de España pasaron a la vecina Portugal y se sabe que muchos se hicieron conversos y se asentaron en las sierras salmantinas conocidas hoy por su gran tradición artesana.

 

La ciudad de Béjar fue durante 500 años musulmana, contó con una floreciente alhama judía y hoy es una de las ciudades que hacen gala de las tres culturas.

 

Pero antes estas tierras pertenecieron al Reino de León, donde las casas señoriales luchaban por sus conquistas, territorio de batallas y fortalezas, de continuas razias de musulmanes  y de cristianos,  donde la frontera de la tierra de nadie era sinuosa.

 

Hasta aquí llegó, dicen,  el último rey godo Don Rodrigo, y aquí, dicen, murió o se perdió con su reina mora Quil`ama.

 

En algún momento histórico alrededor del S. VIII los reyes leoneses necesitaron empezar a repoblar esta tierra de nadie  ante el ímpetu musulmán.

Y vinieron  astures, galaicos y francos. Las fortalezas defensivas se asentaron en el  oeste, contra el nuevo reino de Portugal recién independizado, en el sur, contra los musulmanes, en oriente contra el Reino de Castilla.

 

En algún momento de aquellos siglos florecieron Miranda del Castañar, Alba de Tormes, Ciudad Rodrigo, Monleón, Béjar y fueron repobladas ciudades más antiguas como Salamanca o Ledesma.

 

Hubo oleadas repobladoras y el Reino de León llegó a tierras extremeñas, hoy de Cáceres. Es en 1230 cuando se funden definitivamente el Reino de León con el Reino de Castilla.

 

 

Y si, como toda Hispania, antes fue romana. Los restos romanos se reparten por toda la provincia, territorio situado en la provincia romana de Lusitania.

 

La calzada romana de La Plata Iter ab Emerita Asturicam de Mérida a Astorga atravesaba la provincia desde Puerto de Béjar pasando por la ciudad de Salamanca por su puente romano hasta salir por Calzada de Valdunciel para penetrar en tierras zamoranas.

 

Quedan vestigios como zonas de calzada o restos de Miliarios. Ciudad Rodrigo conserva sus Tres columnas romanas que hoy son emblema de la ciudad,  Ledesma sus baños y el puente, una fuente romana en Peñaparda, el puente sobre el Agueda en El Payo.

 

En el Cabaco se encuentra el yacimiento de la  minería de oro de Las Cavennes.

 

En Lumbrales el castro vetton –romano de las Merchanas nos muestra vestigios de los anteriores pobladores, el pueblo vettón.

 

Este pueblo preromano de cultura celta dedicado a la ganadería ha dejado tras de sí los verracos, esculturas de animales como la de Monleón o la de Salamanca.

 

Junto con los vacceos fueron los pobladores preromanos de estas tierras.

 

 

La prehistoria también nos ha dejado sus restos, en los canchales pintados del Valle de Batuecas, o en el yacimiento de Siega Verde, declarado Patrimonio de la Humanidad donde se encuentran más de 600 representaciones de animales sobre todo cérvidos, bóvidos y caballos.

 

Pueblos y culturas que han modelado el paisaje y se han dejado modelar por él. Dicen de Salamanca que es una tierra donde se habla muy bien el castellano y sin embargo conserva formas de hablar en las sierras de origen astur-leonés.

 

Muchos siglos siendo reino de León han hecho una cultura popular y una manera de entender la vida más acorde con León y Zamora que con otras provincias de la Comunidad de Castilla y León.

 

Somos la raya con Portugal, donde antes no hubo frontera alguna más que Los Arribes que nuestros rios formaron: el Duero, el Tormes, el Uces y el Agueda.